miércoles, 7 de noviembre de 2007

IV Encuentro de la Filial Calamar, en Sevilla

Todo empezó el viernes.
Algunos se juntaron en el restaurante de Mena, llamado La Morocha, en Madrid (Diego, Edu, Santi y Miguel Ángel). Y otros en Sevilla (Álva, Paola, Andrés, Gus, Fede, Iván, Dani, Victor y Lore). Otros tantos estaban preparándose para el cumple de la Filial en sus ciudades.
Los chicos de Sintonía Calamar querían sumarse al festejo, cosa que nos llena de orgullo, porque demuestra que nuestro trabajo en España por Platense también llega a Argentina y que todos los hinchas del Calamar se sienten orgullosos de nosotros porque paseamos por el mundo llevando los colores de nuestro corazón: marrón y blanco.
En una conexión a tres bandas (Buenos Aires-Madrid-Sevilla) fuimos hablando un poco cada uno de lo que significaba para nosotros Platense, la Filial, el vivir lejos de Argentina.
Cabe destacar los comentarios de Mena, contando anécdotas de su paso por el Club, y los de Álvaro e Iván, español y chileno respectivamente, que se unieron a esta pasión. En el caso de Álvaro sin siquiera conocer personalmente Argentina.
El inicio del festejo siguió en Madrid con partida de truco. Mientras en Sevilla recorríamos las calles de esa hermosa ciudad, en la que destacan el edificio del Archivo de Indias (la historia de nuestro continente en la época del descubrimiento y colonia), la Giralda (el edificio más alto de la ciudad) y, por supuesto, el barrio de Triana, al que adoptamos por nuestra simpatía y amistad con los hinchas del Betis (gracias a Álvaro).
El sábado el punto de encuentro fue en el puente de Triana, por debajo pasaba tranquilo el Guadalquivir. La bandera de la Peña y de la Filial ondeaban a un costado mientras muchas personas, vestidas de marrón y blanco en su mayoría, se reencontraban felices. Estuvimos ahí largo rato esperando la llegada de todos.
Luego partimos a almorzar. Encontramos un lugar donde comer tapas y ahí, en tres mesas, debido a la gran cantidad de gente que éramos, nos sentamos a charlar.
Había mucha necesidad de empezar a concretar cosas puntuales de la Filial. Pero la hora de la reunión oficial sería más tarde.
Después de comer, salimos a recorrer juntos la ciudad, acompañados de un redoblante!
La ciudad es preciosa. A todos nos encantó. La gente es muy amable y simpática.
Se suele decir que los andaluces son exagerados, que todo lo aumentan; pero creo que no es verdad: para Álva y Paola todo quedaba a 10 ó 15 minutos, pero nunca era menos de media hora, jajajajajaja… Caminamos muchísimo pero estábamos juntos, que era lo más importante.
Pasamos por la Judería, antiguo barrio judío, de cuando España era Al Andaluz y la tolerancia y respeto por los demás era motivo de orgullo y gente de todas las religiones convivían sin problemas (luego vino la Inquisición); la Catedral, la Giralda, el Parque María Luisa. En todos estos lugares sacamos montones de fotos.
Más tarde nos juntamos en un parque y sentados en corro (como canta Sabina) estuvimos hablando sobre el pasado, presente y futuro de la Filial.
La noche llegó antes de lo deseado, cada uno se fue yendo a su hotel/hostal/casa donde estaba parando para prepararse para la cena.
A las 9 pm estábamos en el restaurante que Álvaro nos reservó y las anécdotas siguieron.
Quiero destacar la presencia de Calamares nuevos q se incorporaron a la Filial: Sacha, Valentín, Juan, Asier (a quien conocimos personalmente ese día, pero que pertenece a la Filial desde el día que nació) y Santi (que es de Millo pero como vivió en Vicente López es un poco Calamar).
La cena fue opípara. No paramos de comer. Jamón, queso manchego, tortilla, tostas con salmorejo, gambas (langostinos más chicos), carnes y pescaditos fritos. Y de postre: la torta de cumpleaños! (marrón y blanca, por supuesto).
Mientras cenábamos se puso el video “La Película del Campeonato 2005-2006”, de los chicos de Platense de Primera.
La fiesta siguió por Triana, cantando en la calle y alentando al Marrón.
Al día siguiente se disputó un Triangular con dos equipos locales: Torpedo de Triana y Soviet. Los partidos fueron reñidos y los chicos se dejaron todo en la cancha. Fueron partidos muy reñidos y agotadores.
Después de ahí, a celebrarlo comiendo pescadito frito y serranitos. Cantitos y más cantitos.
Ya habían tenido que partir algunos de nosotros, porque les esperaba un largo viaje hasta sus casas. Otros nos quedamos hasta tarde porque teníamos el avión o el tren a la noche.
Conclusión: La pasamos muy bien una vez más! Y esta historia no se acaba. Vamos a empezar a planificar el próximo encuentro. Que creo que será en Buenos Aires (aunque no será oficial), debido a la gran cantidad de Calamares Ibéricos que viajan a la Patria para pasar el fin de año y el veranito austral (acá empezó el frío…) con la familia y los amigos.
Un agradecimiento especial a todos lo que hicieron posible este evento, sobre todo a Álvaro y a Diego. También a Paola que nos aguantó a varios en su casa.
Gracias a cada uno de los Calamares que fueron a Sevilla, y a los que no pudieron ir pero estaban con nosotros a la distancia!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

CHE LORE, AHÍ HABRÁ EMPEZADO EL FRIO... ACA, EN MALAGA, CAPITAL DE ANDALUCIA PESE AL PALANGANA DE ALBARITO, SIGUE LA BUENA TEMPERATURA!!!!! JAJA UN SALUDO SEBAS

LorraineMN dijo...

Acá hace frío Sebas... me parece que nos iremos todos a vivir a Andalucía (que nos quiere, como dice la publicidad, jajajaja)
Viva el pescaíto frito!
Lore

Anónimo dijo...

Hola,

Muy bueno el blog. Saludos a todos!

Visiten

http://www.danitrapitovega.com.ar

Anónimo dijo...

MUCHACHOS, YA QUE TANTO QUIEREN A PLATENSE PORQUE NO SE VUELVEN A ARGENTINA A VER SI CUBREN UN POCO MAS LA POPULAR; LA CANTIDAD DE CALAMARES QUE VEO QUE HAY EN ESPAÑA SON BASTANTES MAS QUE LOS QUE SE VEN EN LA CANCHA.
¿MO LES ALCANZA CON DAR LASTIMA EN ARGENTINA QUE LA TIENE QUE EXPORTAR A ESPAÑA?